Evitar salvedades en las auditorías de cuentas

auditoria de cuentas evitar salvedades

Evitar salvedades en las auditorías de cuentas

Cómo evitar salvedades en las auditorías de cuentas

Tras más de 15 años realizando auditorías de cuentas a medianas y grandes empresas, he observado la necesidad de trabajar con los planes de viabilidad en procesos de auditoría, dado que lo primero que pido es la proyección en empresas participadas o la viabilidad para recuperar saldos de dudoso cobro. En caso de que no se me demuestre con un adecuado plan de viabilidad, conlleva una salvedad en el informe de Auditoría y sus consecuencias. Es por ello que cada vez proliferan más los estudios de viabilidad para demostrar que las situaciones son reversibles.

Ahora bien, tal y como comento una y otra vez “el papel no lo soporta todo” y eso hay que dejarlo patente cuando te enfrentas a un auditor que siempre va a comprobar la veracidad de las afirmaciones del plan de viabilidad. De nada sirve hacer una estimaciones positivas y rentables si luego el presupuesto no se vigila ni tampoco se soporta con las cifras de balance y de la cuenta de resultados.

Antes de hacer un plan de viabilidad o un plan de negocio no solo hay que demostrar los proyectos futuros sino convencer de los riesgos existentes y cómo se van a solventar. En otras palabras: demostrar que la empresa es solvente en la resolución de escenarios controvertidos.

Muchas son los planes de viabilidad -por no decir casi en su totalidad- que dan unas bellas cifras que en el ejercicio siguiente no tienen consistencia.

Cuáles son las pruebas que hace el auditor para detectar situaciones de inestabilidad de crédito o patrimonial

Una de las pruebas habituales en los procesos de revisión en una Auditoría de cuentas consiste en analizar la posible insolvencia de sociedades participadas o de saldos con partes vinculadas. La prueba consiste en:

  1. Analizar la situación patrimonial de las Entidades o Sociedades participadas, en caso de que su situación patrimonial esté deteriorada por pérdidas continuadas o fondos propios negativos. En este caso la empresa si es una participada en la que invertiste mucho, esa inversión puede jugarte dos malas pasadas:a) Que después de haber analizado la inversión, no dé sus frutos y tengas que reflejar la pérdida en tu propio balance por el deterioro.b) Que ese deterioro meta a tu compañía en pérdidas, con lo que conlleva tener complicaciones para el acceso a la financiación, lo que ineludiblemente provocaría tensiones de tesorería y posible cierre del negocio.
  2. Analizar la cobrabilidad de saldos con socios o partes vinculadas. Esto aún puede ser peor dado que encima de tener el saldo en contra. Te hacen el retrato en el informe de Auditoría de cuentas y no se puede deducir fiscalmente dichas pérdidas, en caso de querer beneficiarte de la situación de impago de uno de los socios.

Cómo realiza las pruebas de deterioro un Auditor de cuentas:

  • A las empresas participadas: se solicitan los últimos balances aprobados y los planes de viabilidad futuros con su seguimiento.
  • A los saldos de partes vinculadas: se solicitan las actas y escrituras para realizar la búsqueda registral de personas o entidades relacionadas con las personas que tengan influencia significativa en la toma de decisiones de la entidad.Con todo ello, se solicitan los ficheros de los mayores de movimientos en Excel, para poder filtrar si hay movimientos durante el ejercicio. Por ejemplo, si tenía una deuda desde el año anterior y no se ha devuelto ni un céntimo, se considera que dicho saldo está deteriorado y por tanto tiene su efecto en al balance de la empresa. Esto dará origen a un empeoramiento de la foto finish de las cuentas anuales y por ende un detrimento en las posibilidades de financiación y la posibilidad de que en el informe de auditoría de cuentas se incorpore una salvedad por continuidad de la compañía.
  • Como evitar estas salvedades:

    1. Se debe tener la contabilidad al día y los reportes de participadas y saldos con partes vinculadas.
    2. Disponer de dicha información te permite realizar los presupuestos del ejercicio por semestres y mantener un sistema de alertas y correcciones.
    3. Montar un plan de viabilidad de alternativas a las bajadas de presupuestos de ingresos y gastos.
    4. Soportarlo con reportes de seguimiento y alternativas que dejen de manifiesto las correcciones propuestas.

    Conclusiones:

    Si dispones de una compañía -esté o no en límites de auditoría- se debe reinventar cada año y la herramienta es el plan de viabilidad asistido, alimentado de información y revisado continuamente. Siempre teniendo en cuenta los riesgos sobre la continuidad de cada unidad de negocio con capacidad de generar rendimientos económicos.

    Cualquier duda sobre esta materia estaremos encantados de asesorarle, llevamos más de 15 años auditando empresas y haciendo planes de viabilidad de todo tipo. 

    No Comments

    Sorry, the comment form is closed at this time.

    ×